El valor de la “y”